Diversos estudios confirman que los españoles pasamos más tiempo en interiores de lo que pensamos. Somos la llamada «Indoor Generation«. De media, las personas pasan el 90 % de su tiempo en interiores.

No obstante, la mayoría no somos conscientes de los riesgos asociados a este estilo de vida. Mientras que existe una concienciación sobre el impacto negativo en la salud de la polución que se da en grandes ciudades, el 77% (68% en el caso español) no sabe que, de hecho, el aire interior puede estar hasta cinco veces más contaminado que el aire exterior, estando además las habitaciones de los niños entre las estancias más contaminadas en la casa.

Vivir en casas húmedas y con moho aumenta nuestro riesgo de asma en un 40 por ciento y nos deja vulnerables a desarrollar otras enfermedades respiratorias y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Existen agentes contaminantes presentes en objetos cotidianos del hogar que liberan toxinas: detergentes, juguetes de plástico, o los propios materiales de construcción, pueden empeorar la calidad del aire interior.

De hecho, se cree que más niños sufrirán de asma o alergias en los próximos años a menos que actuemos ahora para asegurarnos de que mejoramos el diseño de nuestras casas y edificios públicos a fin de abordar el problema al que se enfrenta esta  “Indoor Generation”.

¿Cómo es un día en la vida de los españoles? ¿En qué invertimos el tiempo? El estudio AIMC Marcas,  ha establecido que pasamos la mayor parte del tiempo, 15 horas al día (62,3% del total) que llega los findes de semana al 67%). El segundo lugar lo ocupa el trabajo. Después del trabajo, se sitúan los desplazamientos como actividad a la que dedicamos más tiempo. Del tiempo de ocio, pasamos media hora diaria en bares, restaurantes, discotecas o cines, cifra que aumenta a 46 minutos si nos fijamos solamente en los fines de semana.

En Cabañas Rurales Familiares S.A. la ecología y la salud han sido los pilares de nuestro compromiso con la sociedad. Ecología por la materia prima que utilizamos que no sólo es renovable y reciclable, sino que mejora la eficiencia energética de nuestras viviendas de una manera significativa.

Salud, porque el pino ártico finlandés además de ser bonito y duradero, también tiene otras propiedades especiales:

Promueve la salud física:

  • Creando un aire interior saludable
  • equilibrando de manera efectiva las fluctuaciones de calor
  • evitando el crecimiento de microorganismos patógenos, hongos y bacterias .
  • previniendo de las alergias
  • proporcionando excelentes propiedades acústicas

Promueve el bienestar mental:

  • Reduciendo el estrés y bajando la presión arterial y la frecuencia cardíaca.
  • Promoviendo efectos reconstituyentes en la salud
  • Mejorando la calidad del sueño
  • Creando de un ambiente cálido, confortable y relajante.

También tiene otras propiedades que la convierten en la mejor elección como material de construcción ya que contiene muchas sustancias antibacterianas naturales, que le otorgan resistencia contra la humedad, el moho y otros elementos dañinos: son duraderas y saludables, incluso en condiciones de mucha lluvia y humedad. Según las investigaciones, nuestras casas de troncos tienen una calidad del aire interior excepcionalmente buena.

Además, las personas que viven en casas de troncos son las más satisfechas con su calidad de aire. Un estudio en Finlandia mostró que las personas que viven en casas de troncos tienen un mayor nivel de satisfacción con su calidad de aire interior en comparación con las personas que viven en casas de ladrillo o de estructura de madera. Esto se debe a que la madera tiene propiedades especiales que otros materiales de construcción no tienen.

Los troncos crean un microclima saludable al equilibrar la humedad del aire de una habitación: la madera absorbe la humedad cuando el aire interior es demasiado húmedo, y libera la humedad de nuevo en el aire cuando la humedad es demasiado baja. Esta “respiración” de troncos de asegura que la humedad del aire interior se mantenga dentro del rango óptimo para la salud humana en una gama mucho más amplia de condiciones que en las casas con estructuras pintadas o sin respiración.Cuando el aire interior está fuera del rango óptimo de humedad, la cantidad de polvo, virus y bacterias en el aire interior aumenta considerablemente. Esto a menudo puede conducir a problemas de salud como infecciones respiratorias, asma, alergias, agotamiento y dolores de cabeza.

Por último, nuestras viviendas cumplen con la clasificación de emisiones M1 para materiales de construcción, que es la mejor posible. En este caso, las bajas emisiones significan que el producto no emite compuestos nocivos ni olores desagradables, y la etiqueta M1 muestra que el producto es seguro y que tiene bajas emisiones.

Sus cualidades promoviendo la salud física y  mental así como su excelente acústica han hecho de nuestra madera el elemento principal de construcción de centros de día de ancianos, guarderías, universidades, polideportivos  y auditorios.

Evitar el sedentarismo es el primer paso, debemos intentar hacer deporte y pasear diariamente. Idealmente estar en contacto con la naturaleza. Pero lo cierto es que tenemos unas obligaciones que nos condicionan nuestro día a día.

Ahora bien, y como hemos dicho en anteriores ocasiones, si tenemos el privilegio de poder hacer nuestra propia casa, partiendo de nuestros gustos y necesidades, no lo olvidéis: hygge, ecología y salud. Revertirá en vuestra salud física y mental  y …¿Qué tenemos más importante que la salud?

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This